Cuentos

Como sombras que proyectan las siluetas en la hierba son los cuentos que te escribo cuando estás dormido. No los oyes, no los sientes, pero siempre están contigo, vigilando tu camino en ese viaje al mundo onírico.

Y mientras sueñas sin temor yo corro mil aventuras. Vuelo, nado, surco el océano, y descubro tesoros que nadie más encuentra.

Y te cuento lo que pasa cuando te cruzas con piratas, y como es la vida de una sirena perdida. Cómo Pinocho se convirtió en muñeco de cera y yo en un hada con alas de seda.

Y te cuento, noche tras noche, como la princesa de larga trenza consiguió huir del palacio del sultán, y como los tres mosqueteros no eran tres, sino cuatro, y como el Gato con Botas conoció a los Aristogatos.

Pero tú abres los ojos y yo me hago la dormida y entonces, con un beso, me despiertas y me cuentas que una sirena te contó que en una isla, donde habita el silencio, se encuentra el tesoro del pirata no muerto. Y yo asiento, haciéndome la despistada, sabiendo que ese cuento te lo conté en esa misma cama horas antes sin que tú te percataras.

Gracias por tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s