Para siempre

Sigo recorriendo las mismas calles una y otra vez. Desde que amanece hasta que anochece, paseo por aquellos parajes donde aún puedo sentirla. Escomo si no se hubiera ido nunca, como si siguiera a mi lado, aunque en lo más profundo sé que no podré seguir mucho tiempo más así, ella no volverá nunca más.
Se ha ido. Para siempre. Punto final.

Recuerdo su sonrisa tan nítidamente como si la estuviera viendo en este momento. Su risa nerviosa tan contagiosa, cómo fruncía el ceño cuando algo no iba como ella esperaba, el brillo de sus ojos cuando le di el anillo, la ausencia de vida en esa mirada cuando me dejó.

La quería, la quería como nunca se ha podido querer a nadie. La extraño, la extraño tanto como si una parte de mí se hubiera ido para siempre.

Y en realidad, así ha sido.

Se llevó con ella la vida que quedaba en mí. Ella lo era todo. Y ahora no me queda nada. Sólo seguir caminando por esas mismas calles una y otra vez por si alguna vez consigo verla, consigo olerla, consigo encontrarla… en el viento, en la luz de las farolas, en el aroma de las flores, en el ulular de los pájaros…

Pero no está, y nunca estará. Quizá la encuentre algún día, cuando nadie me vuelva a encontrar a mí, y entonces, para siempre existirá.

Gracias por tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s