Magia

Hacía rato que había perdido la noción del tiempo. No sabía si habían pasado una, dos, tres o veinte horas, daba igual, no podía parar. Una a una, la tinta de sus páginas me devoraba poco a poco, haciéndome parte de él, introduciéndome en un mundo infinito de sueños sin límites. Sin darme cuenta, llegue a la palabra “fin” y como una pesada losa, la realidad cayó sobre mí.

Gracias por tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s